Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Derrota con final polémico. Boca no jugó bien en el Libertadores de América y cayó 1 a 0 ante Independiente por el gol de Martín Benítez. La Superliga parece complicarse partido a partido y para colmo, no le dieron un claro penal sobre el final.

Por la fecha 23° de la Superliga, Boca cayó por 1 a 0 ante Independiente en el Libertadores de América. Un encuentro que prometía el duelo entre el puntero y uno de los equipos que, para los criticos, mejor juega en el fútbol argentino. Lejos de ser un espectaulo de buen juego, el partido fue friccionado y tuvo sus consecuncias para ambos en el arranque: Fabricio Bustos salió lesionado en Independiente, mientras que Wilmar Barrios fue el afectado del conjunto azul y oro y le dejó su lugar a Emmanuel Reynoso tras sentir una molestia en el gemelo izquierdo. La más clara, fue para los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto, con un testazo de Walter Bou que obligó a volar a Martín Campaña para despejar al corner. Luego, lo más atractivo del encuentro fue nuevamente La Hora de Raspar, que finalizó con la consecuencia para Ariel Holan y sus dirigidos: Jonás Gutiérrez fue al piso y tras trabar, sintió una molestia que también lo obligó a salir para que en su lugar ingrese Fernando Gaibor.

El complemento fue distinto. Desde el lado del Rojo, estuvo la propuesta. La visita, dispuesta a robar y lastimar con el contragolpe en un sistema que contaba con un solo extremo: Cristián Pavón. EL 7 bravo del Mellizo estuvo lejos de ser una garantía y perdió todos los duelos ante Jorge Figal, la autentica pesadilla del hombre de la selección Argentina. Así, desde un quite del mismo Figal, nació el único tanto del partido: Cede para Juan Manuel Sánchez Miño, quien avanza y crea un gran pase para Martín Benítez, quien aparece solo y define entre las piernas de Agustín Rossi.

Guillermo buscó su formula de siempre, la de Ramón Ábila, para aunque sea encontrar un empate que no le reste tanta ventaja en la Superliga, pero no tuvo suerte: Wanchope estrelló un remate en el travesaño y luego sufrió la gran atajada de Campaña para que el arco del local parezca clausurado. Sobre el final, cuando Boca buscaba sin claridad ni cabeza, un centro en el área de los de Holan fue despejado con una mano clara de Gonzalo Verón. Para Ariel Penel no fue nada y, con la furia de los Xeneizes en la protesta, la ligó Pablo Pérez quien ya había sido amonestado y por ende, se fue expulsado.

Se complica de a poco la Superliga. Parecía comoda pero los partidos bisagras cuestan y eso preocupa. Ahora, ante Newell’s en La Bombonera, estará obligado a levantar cabeza.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.