Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En el Polideportivo de Villa La Ñata y por el partido correspondiente al tercer juego de la final del campeonato de Primera División de futsal, Boca venció por penales 2 a 0 a Kimberley y se quedó con la copa. El partido había finalizado 2 a 1 (global 5-5) a favor del Xeneize con doblete de Andrés Santos.

Obligado a ganar, el equipo de Hernán Garcías lo hizo ante un durísimo rival como lo es el club de Villa Devoto y, tras la definición desde el punto penal, se tomó revancha del año pasado y se quedó con el certamen. Primero en el certamen regular y el mejor equipo en los playoffs, el Xeneize es un campeón merecido.

A lo largo de casi toda la primera mitad, Boca tuvo la posesión de la pelota pero no pudo romper la línea defensiva de un Kimberley que, para colmo, logró ponerse en ventaja mediante Basile a los 7’. Sin embargo, el Xeneize supo reaccionar a tiempo y dos minutos después, Santos estableció la igualdad con la que posteriormente finalizó el período.

Ya en el complemento, el Xeneize siguió con el dominio y tras ocasiones, como así el Celeste también las tuvo, pudo al fin encontrar el 2 a 1 y el necesario gol de ventaja gracias nuevamente a Santos, encargado de mandar, porque finalmente el encuentro concluyó así, la definición a los penales.

En la definición desde el punto penal Boca se hizo más fuerte y, tras la falla en dos tiros por parte de Kimberley -uno pegó en el travesaño y el otro lo atajo Guido Mosenson- Lucho González y Kevin Arrieta anotaron los suyos para darle un nuevo campeonato al club, el duodécimo en su historia, y la clasificación a la Copa Libertadores del 2018. ¡Salud, campeón!

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.